Una persona, un blog.

Hace unos días Gonzalo Martín me habló de un nuevo paradigma el EC=CM (Every Company is a Media Company). Según esta idea todas las empresas o instituciones se han convertido en medios de comunicación.

Si en la comunicación (digamos) tradicional para llegar al público (masa) había que publicitarse o salir en los medios de comunicación. Con la llegada de los medios sociales estas organizaciones se comunican con sus comunidades a través de sus propios canales. Esto tiene muchas implicaciones, por destacar algunas:

  1. Los medios de comunicación (e, indirectamente, las empresas que los financian) pierden la hegemonía en el control de la información
  2. Se crea una comunicación bidireccional
  3. Aumenta la segmentación. Ya no hablamos de masa.
  4. Los stakeholders acceden directamente a la información de la empresa sin necesidad de esperar a que otros lo publiquen.
  5. La empresa controla los canales y, por lo tanto, el mensaje

Y mi pregunta es la siguiente, ¿podemos aplicar esta misma idea a las personas?, ¿tiene sentido que nos consideremos medios de comunicación? Seguramente es un poco valiente y presuntuoso, pero la verdad es que es interesante comprobar cómo empezamos a ver que es más relevante la relación entre los propios medios. Por ejemplo cuando la Indianopedia habla de netiqueta indica el siguiente principio:

Principio de soberanía del autor: La interacción se produce entre blogs no en los blogs. Los comentarios en blogs son un espacio de participación en la creación o la argumentación de otros, por tanto, rechazar o borrar comentarios no es censura.

Aunque no parece muy 2.0, sí que es interesante la idea de que cada autor es soberano para decir en su espacio lo que desee. Si hablamos de personajes públicos gente como @Buenafuente o Andrés Iniesta poco a poco se convierten en medios y los periodistas recurren cada vez más a estos como fuentes de información.

Bajando a mundos más terrenales es posible que, simplemente por estar en una red social, todos  seamos micromedios de comunicación. Puede parecer una tontería pero las implicaciones que esto tiene para nuestra presentación ante los demás son impresionantes. Utilizarlo para construir nuestra imagen o construir la percepción que los demás tienen de nosotros puede ser fundamental, por ejemplo, para encontrar un empleo.

Desde otro punto de vista, lo que se publica en un blog personal puede poner en jaque la comunicación de empresas en la red. Esto sucede en infinidad de casos. Por ejemplo, aunque el Corte Inglés no lo admite, Antonio Domingo considera que los grandes almacenes le han dado una respuesta excelente a una reclamación gracias a la repercusión de una publicación que hizo en su blog. Y es que parece que las marcas además de fijarse en los euros que te gastas en ellas, ahora también miran el número de fans cuando te dan un servicio.

5 comentarios en “Una persona, un blog.”

    1. Qué contento estoy de que te guste. Ya ha valido la pena abrir este blog ;)

      Agrada saber que alguien se lee estos artículos enteros…

      Creo que se dice «post» pero no da mucho juego en español. Lo de entrada se entiende perfectamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *