¿En qué se parecen Mubarack y Bisbal?

El reciente corte de Internet por parte de Mubarack en Egipto ha dejado en evidencia que las redes sociales son un instrumento de movilización y de comunicación masiva. A diferencia de otros medios unidireccionales como la televisión, las redes no son fácilmente manipulables por los gobiernos ya que ponen en contacto a muchas personas entre sí. Es más fácil controlar a un medio de comunicación que a infinitos micromedios.

Desde una óptica completamente diferente, Bisbal seguro que también hubiese deseado el cierre de la red en España cuando todo Twitter se le echó encima por un comentario muy desafortunado precisamente sobre el tema de Egipto. Gracias a esto parece que, hasta la televisión, se ha dado cuenta de que Bisbal no destaca por su inteligencia. Menudo descubrimiento…

La verdad es que no he lanzado ningún tweet con #turismobisbal porque he sentido lástima al ver el linchamiento. Desde mi punto de vista, este chico no es más que el reflejo del ocaso en España de una forma de ver el arte y la cultura. Es el último producto de una fábrica que empezó con el la, la, la y terminó con el show de Truman en el que vimos crecer al pequeño David.

El etnocentrismo es un concepto muy utilizado en antropología para explicar como los individuos de cada cultura creen que la suya es mejor que la de los demás. Es una de las pocas cosas que compartimos todas las comunidades y sirve para entender lo fácil que es ver la censura de Internet en Egipto desde nuestros ojos y lo complicado que es ver cómo desde hace un tiempo está también amenazada en España.

Precisamente en nombre de algo tan digno como la propiedad intelectual, la industria musical lleva años intentando imponer la censura de la red en España para beneficiar a un modelo de negocio que siga generando bisbales con impunidad. Las formas toscas de Mubarack no deben ocultarnos que la libertad, la horizontalidad y el consiguiente caos de la red perjudica a unos pocos con mucho poder también aquí y que hay muchas formas de modificar el comportamiento del usuario sin tener que matar moscas a cañonazos.

En La Neutralidad en la Red, José Versvs explica algunas que deberían hacernos reflexionar. Cada día vemos como diferentes industrias pelean por conseguir que eso que ahora es libre en la red se convierta en algo por lo que estemos dispuestos a pagar. En el capitalismo la censura no se realiza cortando cables, sino creando escasez donde no la hay. Puede ser poner peajes, hacer cool la compra, limitar los nuevos dispositivos o convertirse en un monstruo tan grande y confortable que los usuarios no tengan ganas de salir a por más cosas. Y muchas veces, para lograr esto, es necesario cambiar la ley con Sindes y demás.

En definitiva en lo que se parecen Bisbal y Mubarack es que representan unos modelos anacrónicos de control que, por suerte, no funcionan en la actualidad. Pero estad bien atentos porque la censura en occidente se camufla con traje de ofertas de servicios ;)

One comment