Piratas, representantes, televisiones y discursos facilones.

Con motivo de la Ley Sinde estamos viviendo una verdadera guerra de los medios. Es impresionante como los discursos de la red son completamente opuestos a los de la televisión. Por un lado tenemos a los medios tradicionales apoyando la voz política general de “hay que estar en contra de la piratería” y, por otro lado, la visión poliédrica de internautas que va desde el complejo discurso sobre la modificación de los derechos de autor o la neutralidad, hasta ese pensamiento más o menos compartido de “ojalá que no cierren SeriesYonkis”.

La democracia se ha instaurado tanto en nuestras cabezas que vemos normal que se hable de “representantes de los internautas”. ¿Y quiénes son estos?, ¿Toxo y Cándido Méndez? Ya tenemos todas las partes necesarias para escenificar un espectáculo pobre en el que, nuevamente, los medios tradicionales siguen ganando la partida a los multidiscursos de la red.

Los medios tradicionales, unidireccionales y adoctrinantes con los políticos a la cabeza (o a la cabeza de los políticos) salen a la defensa de la propiedad intelectual y anulan la posibilidad de debate, simplificando. Mientras, en Internet, la mayoría flotamos en una balsa de aceite que flota sobre un mar de reflexiones que hablan de los cambios a los que nos tienen que llevar las nuevas formas de distribución de la cultura. Pero somos, en gran medida, impermeables.

La criminalización de la red sigue presente y es efectiva. Y que a nadie le extrañe que estas lecturas simplonas se trasladen a temas más importantes y a los que ahora se les llama piratas, más tarde se les llame terroristas. La televisión es la que manda y ella es así.

La foto es de: Isidro Cea

0 comments