Vendemos comunidades y medimos audiencias

El discurso del 2.0 lo tenemos claro. El usuario es el rey, el contenido la clave y la bidireccionalidad de la comunicación la gran revolución. Este artículo nace de un gusanillo (#definecomunidad) que @GonzaloMartin está metiéndonos (a @AtoDos @lourdesrr @Birgitt_Brid @arturocastello y @concepto05 entre otros) por Twitter para que definamos el concepto de comunidad y coge el testigo del brillante post de @analisisweb en el que se marcan unas buenas bases de lo que es una comunidad. Básicamente se basa en estos 3 ejes:

  • Comunicación horizontal entre iguales
  • Con un interés común central que vincula a los miembros
  • Basada en lazos suficientemente fuertes como para que haya una buena y constante interacción

Cabe pensar que según la idea que se tenga de comunidad en cada proyecto será diferente la estrategia y todo el devenir del mismo pero yo creo que el problema básico está en la disonancia entre lo que se dice que «hay que hacer» y lo que realmente se desea. Aunque la comunicación 2.0 es bidireccional por definición las métricas más valoradas son aquellas que permiten comprobar el éxito unidireccional del medio.

Me explico. En la mayor parte de los proyectos de social media, lo más valorado son el crecimiento y la influencia. Están estas dos máximas orientadas a que cada vez sean más los usuarios que escuchan nuestro mensaje, tanto por el crecimiento de nuestros seguidores como por obtener RT o redistribución de nuestro mensaje por parte de otros usuarios con muchos seguidores.

Por lo tanto no se valora en realidad la comunidad y la capacidad para conseguir la comunicación propia del medio, sino que se utiliza un nuevo medio para intentar conseguir más de lo mismo. A través de un nuevo tono más informal, humorístico, humilde, etc. pero para conseguir más de lo mismo.

En la propia idea de comunidad decíamos que hay dos ideas clave, la horizontalidad y la bidireccionalidad. En esto se ha asentado el éxito de las redes sociales entre los usuarios. Pero estar en Twitter no es sinónimo de hacer comunicación 2.0, ni aunque se tuitee todos los días. Hacer comunicación de este tipo requiere un verdadero interés por construir.

Es muy fácil decir esto y sé que no es fácil hacerlo porque en Concepto05 nos cuesta un mundo. Pero seguro que la clave está en utilizar los nuevos medios para aprender, investigar  y construir de forma colaborativa. Por lo tanto en vez de cazar followers y luchar por el RT del tipo más influyente, sí o sí, tenemos que bajarnos a la batalla por ayudar a construir comunidades y ser parte de ellas como uno más.

13 comments

  1. @analisisweb · octubre 13, 2010

    bien! a ver hasta donde llega esta debate…

    • Marcos · octubre 13, 2010

      La verdad es que hay que felicitar a Gonzalo por plantear esto porque pone sobre la mesa un asunto clave para el social media marketing

  2. Pingback: Tweets that mention » Vendemos comunidades y medimos audiencias - El blog de Marcos G. Piñeiro -- Topsy.com
  3. Gonzalo Martín · octubre 13, 2010

    Yo añadiría la idea de «identidad», los miembros de una comunidad se reconocen unos a otros como miembros. Y eso debería contribuir a diferenciarlo de una base de usuarios. Y sirve para saber cuándo y cómo una marca se relaciona con una comunidad existente.

    • Marcos · octubre 13, 2010

      Cierto, lo de los lazos fuertes iba por esa línea. Seguro que hay que profundizar más en la idea de identidad.
      Al final llegaremos a que con determinado tamaño se pierde comunidad o a que quizás tengamos que ir descartando el término comunidad para hablar puramente de «seguidores»…

  4. AtoDos · octubre 13, 2010

    Me ha pillado el post con la tarde cartesiana. Buscamos definir ‘Comunidad’ … ¿Se define por si misma al definir las relaciones entre los miembros y la marca? No solo, también debemos tener en cuenta, como dice Gonzalo Martin, la ‘Identidad’, la relación y reconocimiento de los propios miembros entre si. Pero a demás, y voy un poco más allá, también la naturaleza de los miembros en si mismos creo que es importante…
    Pero sobre todo creo que el quid está en la base, en el principio: Que quiere hacer la marca con la comunidad y porque le interesa erigirse en el centro de una? Estamos buscando el grial de la comunicación? (Definitivamente el txangurro de la comida me hace delirar)

    • Marcos · octubre 13, 2010

      Es interesante lo que propones. Qué quiere hacer la marca con la comunidad? De ahí lo de «por qué lo llaman comunidad cuando quieren decir sexo»…

      • AtoDos · octubre 13, 2010

        Ya sabía yo que lo de ‘los miembros de la comunidad» no iba a traer nada bueno ;P
        Ahora en serio, a lo que me refiero es a lo que apuntas aqui: ‘la disonancia entre lo que se dice que “hay que hacer” y lo que realmente se desea. »se utiliza un nuevo medio para intentar conseguir más de lo mismo’ Insisto: ¿Qué busca o debe buscar la marca?
        Y más cosas, releyendo a Gonzalo Martín: «Y sirve para saber cuándo y cómo una marca se relaciona con una comunidad existente.» No entiendo esto muy bien… Debería leer algo más.. creo.

    • Gonzalo Martín · octubre 13, 2010

      O visto de otra manera, ¿quiere hacer algo, formar parte de ella o relacionarse con ella? Son tres cosas diferentes. La más sospechosa es la de «hacer algo» pues implica una cierta visión de «propiedad». Si forma parte de ella, ha de ser vista como un igual y eso es bastante complicado para firmas de gran consumo, por ejemplo. A no ser que sea capaz de fragmentarse en todos sus grupos de interés. Pienso.

  5. Marcos · octubre 13, 2010

    Al final tendremos que ampararnos en el comodín de que cada cliente debería tener una estrategia diferente.
    Seguramente el problema esté en el mal uso del concepto comunidad y es cierto que a las grandes empresas les será muy difícil entrar en esta lógica excepto que segmenten/fragmenten como dices a todos sus grupos.
    No sé si es que estamos en una primera fase de uso de los medios sociales por las marcas que derivará en usos más concretos orientados a comunidades bien definidas…

  6. Pingback: Exuberancia, burbuja y realidad de la explosión de “lo social” | Territorio creativo
  7. Pingback: Exuberancia, burbuja y realidad de la explosión de “lo social” | SEO - Lorenzo Ballanti Moran - Optimizador de Empresas Online
  8. Pingback: Exuberancia, burbuja y realidad de la explosión de “lo social” | | Multinegociosweb.comMultinegociosweb.com